13.8.09

la última y nos vamos

james reynolds tomó fotos de la última cena de algunos prisioneros
condenados a pena de muerte.
yo saqué el link de
aquí, pero el original está acá.


si tuviera que escoger una última cena, pediría:

- vino tinto.
- un plato de frutas con mango, tuna, higos y naranja (de esas mezclas que las tías dicen que te voltean el estómago y te matan al instante).
- un plato de alcachofas a la romana.
- un chile relleno (sin capear, por favor) de queso oaxaca con frijoles. tostadas horneadas a un lado.
- una pizza napolitana de cuatro quesos.
- de postre, un strudel de manzana y un helado destos.

seguramente, si lo pienso mañana, escogería otras cosas. quizá algo con hongo portobello o unos langostinos del danubio.

7 comentarios:

Absolut Valium... dijo...

Si!!
Yo pediría chiles en nogada en montones!
O una sopa de tres chiles al tequila...
O una pizza de peras y queso azul...
O seguro alguna bomba tapizada de nutella, queso crema o esos ingretientes que la nutriologa me prohibió comer por aquello de la dieta...
Hoy tengo un antojo loco de un macaron frances, por ejemplo... talvez mañana se me antoje un camote poblano... who knows!

(Awrr... ya me dió hambre)

maipy dijo...

mmm... yo soy de gustos caseros, sencillos y baratos... pediría...

-sopa de frijol (creo q se llama conde)
- arroz rojo de lucy... o fideo seco... o sopa de fideo
- pechugas empanizadas... o tacos dorados de pollo
- ensalada de la que hacían en casa de mi abuelita
- postre: oreo madness... o pastel de churritos de merengue

ay, ya me dio hambre... adiós

Friend dijo...

q buen ejercicio! a ver hoy x hoy pediría:

- Aperitivo: Una banderita de tequila.
- Bebidas disponibles: Corona, Coca Light, sangría, vinito tinto y café expresso.
- Entrada: Pues unos taquitos al pastor.
- Sopa de munición
- Una milanesa con puré de papa y ensalada con vinagreta.
- Un quesito fundido con tortillitas de harina hechas a mano.
- De postre un bote de New York Super Fudge Chunk y muchas frutas bonitas aunque sea sólo para verlas.

el que escribe dijo...

Yo un trompo de tacos al pastor, y pediría que se quedara el taquero porque es de vida o muerte que la carne esté dorada en su punto al momento. No piña, sí limón sin semillas, sí salsa de cacahuate, roja y verde. Complementos: queso fundido, boing de Guayaba y de mango. Y de postre, Sacher torte de la pastelería "del güerito", que está en la Álamos y lo hace mejor que los de Viena. Café. De Chiapas. Con crema. Y mascabado (Pos ya pa qué tomar Splenda). Y ya.

MATZ! dijo...

mmmmmmmmmmmmmm.....comidaaaaaaaaa
creo que una buena paella llena de mariscos, al fin si no me mata la alergia me mata la inyeccion.
sashimiiiiiiii de atún.
arroz con leche y helado de mandarina jaja.
y de tomar ñoñamente una conga jaja

el peps dijo...

yo pediria
sopa de lenteja
unas alitas de hooters con salsa chernobyl
de plato fuerte...mmm? uuy un pescado a la talla de beto godoy acompañado de sus frijolitos
y postre....satan, que dificil podria ser un helado tramontana o pastel de chocolate de mi madre o cheesecake de italiannis...se pueden todos???

alonso ruvalcaba dijo...

vi en tu box que pedías: contesten lo de la última cena. ok. voy largo:

0.5. panza de atún montada en una bolita de arroz. un solo bocado.

1. jamón de ibérico. unos 50 gramos. así, recién recién cortado, sin nada más. que su grasa empiece a gotear.

2. sopa de lentejas. pero de las buenas: espesa, con jitomates dulces y pancetta; con yerbas, con mantequilla, con parmesano.

3. pollo rostizado. ¿es mi imaginación o hay un prejuicio contra el pollo rostizado? he oído gente burlarse de otras personas porque comen pollo rostizado en la calle, en el parque, en el metro. me parece increíble. el pollo rostizado es, para mí, la suma perfecta: puro animal y puro fuego. es hacer que el animal se aporte a sí mismo: la piel da textura, la grasa llena a la carne de sabor. en plan doméstico, me gusta el pollo rostizado de superama, muy en especial del superama de fernando montes de oca en la condesa; en plan de comer parados, el de gilipollos del centro; en plan de comer sentados, en méxico, el de lobby del hábita y el de central brasserie, ambos en masaryk; en francia, el de l'arpège; en austria, el de meinl am graben (yo viví en viena, y si el mundo fuera justo y esta de verdad fuera mi última cena comería pollo de meinl am graben, no otro pollo rostizado, y en el plato traería ensalada de papas en vinagre, erdäpfelsalat, y lo comería en el metro vienés --de vuelta a mi casa--, lo cual en esa ciudad no está mal visto como acá).

4. un jocho. acá estoy indeciso. amo los jochos y los he buscado desde la primera vez que los probé, en 1979, en zacatecas. eran impresionantes: con un montón de jitomate y chile crudo. me gustan también todos rosas en monterrey; me gustan en praga, largos largos, con col agria; en viena, previsiblemente, con la salchicha rellena de queso (käsekrainer se llaman); aquí en la ciudad el de primos es impresionante; en jerez me gustan afuera del antro, del camelot para ser exactos, donde llevan dos salchichas; en santiago con un chingo de aguacate; pero en la última cena me comería los jochos del tianguis sabatino de frankfurt, mero centro, y mi hermana iría conmigo, y nos sorprendería eternamente el sabor a tizne de carbón, y la mostaza fuertísima y el bollo humeante. ése sería el último jocho.

5. aquí tomaría un receso y diría: tráiganme un mango.

6. entonces, quesos: roquefort, manchego semi, torta del cazar, unas lasquitas de parmigiano. higos, nueces, pan. ate. mermeladas. miel.

7. un chocolatín. un espresso. (por cierto, adicto al nespresso.)

habría bebido champaña rosé; vino blanco de chile fresquísimo (valle de casablanca), blanco de borgoña de los ponedores; tinto: l'ermita (es mi última cena; no importa el precio, no?); blanco dulce casi ámbar de austria con mis quesos. para al final, nomás por descansar el paladar, de nuevo un blanco de chile hiperfresco.

y entonces me llevarían a la silla eléctrica, y del otro lado del vidrio estarían dos tres amigos y dos tres ex novias, y me preguntarían si tengo algo que decir y respondería "no" y justo cuando el verdugo sube el switch pensaría: puta madre, hubiera pedido una hamburguesa.

comensales

gepda

gepda
adopta, no compres!