27.11.10

ventanas nocturnas

entre la computadora, un pluma y un cuaderno,
pasan mis días. un día habrá pasado medio siglo.
vivo en una ciudad extraña y a veces hablo
con extraños sobre asuntos extraños para mí.

escucho música todo el tiempo: drexler, josé james, brassens.
encuentro en ella cuatro elementos: debilidad, poder y dolor.
(el cuarto no tiene nombre)
leo a los poetas vivos y muertos, de ellos aprendo
tenacidad, orgullo, esperanza. intento entender
a los grandes filósofos, pero generalmente solo alcanzo a ver
pequeñas chispas de sus pensamientos inflamados.

me gusta caminar largamente por las calles de brooklyn,
y observar a quienes avanzan siempre
acelerados por la envidia,
por la ira, por el deseo (como yo); jugar a seguir el rastro
de la moneda que pasa
de mano en mano y lenta
imperceptiblemente
va perdiendo su forma circular (el perfil de washington se está borrando!)

a mi lado:
los árboles no expresan más que
su verde, perfecta indiferencia.

arriba:
pájaros negros rodean los edificios esperando
encontrar comida, refugio,
encontrar algo,
los pájaros pacientes como viento de octubre.

abajo:
voy olvidando dolorosamente a qué olía la ropa de mi madre.

es cierto, ya no soy tan joven (pero siempre hay alguien más viejo.
yo todavía tengo la sonrisa de alonso al despertar).

me gusta el sueño profundo, dejar de existir en ese sueño,
los viajes en bicicleta por la calles desiertas
en las que álamos y ladrillos
se disuelven: mantequilla en el verano.

a veces me hablan los habitantes de pinturas que veo en museos
-la señoras de los cuadros de hopper, por ejemplo -
y entonces la toda la tristeza del universo desaparece.

no soy la niña a la que seguía el sol
despeinado y dulce de alfonso reyes.
más bien soy la niña de la tierra, de la menta,
de los pies descalzos
y ninguna supercarretera hacia el paraíso
hasta ahora
se ha cruzado con los abandonados senderos de la vida que me pertenece.

3 comentarios:

iz dijo...

este poema está basado en 'self-portrait', de adam zagajewski. el 'original' puede encontrarse aquí: http://tinyurl.com/2ccczqh.

alonso ruvalcaba dijo...

qué bonita mi aparición en el poema.

;o)

Nicaprio dijo...

Es en la tristeza donde siempre andamos más sólo y donde unicamente parece los demás entendernos un poco mejor. Muy bonito.

comensales

gepda

gepda
adopta, no compres!