30.6.10

lo sé

porque mi corazón no descansa desde que te vi a la entrada del cardenal. luego el pan y las botellas y el pujol y los abrazos rotos y san juan y la almeja chiluda y mojarnos los pies en cualquier playa y descubrir el zeru y camas separadas en año nuevo y aeropuertos y aviones que van vienen van vienen y las salas de cine, la poesía y pedir otra botella en el lampuga, conquistar regina y perderla y ganarla otra vez y nicole julita, las uñitas de lula, las flores para lula, el agujero que deja lula, 45 minutos en el metro, cruzar todo en mi cumpleaños, llevar el coche o irnos en taxi, qué taxi, cuánto nos cobra el taxi, el bar del cluny, el futuro que se infla y se desinfla, las palabras que hieren y las que sanan, mi casa, la tuya, la nuestra, te envuelves en mi brazo, nos pican los moscos, dejo mi ropa, me la llevo, tengo hambre, salimos a cenar?, compartir el vino, el pollo rostizado, la bomba de chocolate, el café.

todo -si se puede decir todo- revuelto en mi cabeza, sin orden porque en el amor siempre reina el caos. y mi corazón que no descansa.

6 comentarios:

alonso ruvalcaba dijo...

no manches: esto es hermosísimo, carajo.

(confieso que me dieron ganas de llorar. estoy como mi papá: viejito.)

No va a pasar. dijo...

Ya en serio: díganme dónde se consiguen vidas así.

adrianegro dijo...

está bien chido...

Jonás dijo...

Chale.
Hasta tus pies, que son feos, se ven chidos.

M dijo...

Iba a comentar "Qué hermosura, carajo" ... pero al parecer un tal Alonso pensó justo lo mismo antes que yo.

Absolut Valium... dijo...

Que bonito! Imaginé todos los recortes... y creo que tienes un collage hermoso.

Beso!

comensales

gepda

gepda
adopta, no compres!