15.1.10

5, 4, 3, 2, 1

ésta es la única foto nuestra que guardé. ¿te acuerdas de ese día? habíamos salido la bailar la noche anterior y estábamos borrachos cuando llegamos a tu casa. era tardísimo pero tú querías seguir tomando y fumando. prendiste la música y alguna cara puse que te desesperó. luego hice algo que te puso de buenas y empezaste a bailar mientras yo te veía desde el silloncito rojo, pensando en cómo hacerle para que se me quitara el frío.

{contigo era así: pasar rapidísimo del júbilo a la rabia y luego alguno de lo dos soltaba una palabra blanda y el otro se acercaba y terminábamos en la cama atravesados, aturdidos, curados}

me gustaba muchísimo tu casa, pero (y esto nunca te lo dije, ¿para qué hacerlo?) siempre tuve la sensación de que sus espacios no me pertenecían. supongo que era porque en tus poemas había demasiadas imágenes de otras mujeres: en mi mente tu cama estaba constantemente ocupada por alguien más, en el baño un cepillo de dientes ajeno, una chamarra desconocida entre tus cosas, tu perro dando vueltas con la llegada de otra.

no sé en qué momento nos quedamos dormidos esa noche. desperté desnuda y con pilón a mis pies. me levanté despacito a buscar la cámara, la puse para que tomara una foto en 5, 4, 3, 2, 1 y regresé a acomodarme junto a ti. quedó linda ¿no? cuánta belleza en un cuarto tan chiquito. algún secreto nos pertenecía, estoy segura. por favor escríbeme si te acuerdas de él.

2 comentarios:

No va a pasar. dijo...

Siempre me ha parecido bien difícil describir esa belleza de la que hablas, y todas tus letras son lo más cercano a mis recuerdos.

Anónimo dijo...

qué bonita foto.

me encanta tu blog

comensales

gepda

gepda
adopta, no compres!