2.10.09

DR-84, 1990

de niña, el ratón de los dientes era como santa clós: cuando se me caía un diente lo dejaba bajo mi almohada junto con un papelito como éste. tenía 6 años y toda la confianza del mundo, estaba segura que el ratón vendría por el diente y se llevaría la cartita, misma que tomaría en cuenta para mi regalo. al parecer, ese año quería locamente un pepsilindro. ah, y daba mucho las gracias.

6 comentarios:

alonso ruvalcaba dijo...

tenías seis años y la peor letra del mundo. ji.

:o)

Nicaprio dijo...

A los 8 años, una de mis hermanas me dijo que todo eso del ratón y de santa clos, junto con los reyes magos era una estafa, que todo lo hacían nuestros padres. En drama infantil, lo negue, le grite que se callara, con el terror de la certidumbre que tenía razón. Años después me dí cuenta que realmente me había mentido, que la existencia del ratón es real, porque alguien ha de protegernos de la mágia mala; Los brujos, vúdu,y realmente cualquier maldición trabaja con objetos personales, y es aún más fuerte con cosas de nuestro cuerpo como nuestros dientes, cabello y uñas, es obvio que alguien debe guardar nuestros dientes para que ese mal no nos llegue.

Yo le debo mucho al ratón de los dientes por protegerme de tantas personas que me desean mal.

Hace un año y medio me sacaron un diente. Mi carta de agradecimiento fue muy extensa

alonso ruvalcaba dijo...

¿cómo? ¿santa clos no existe?

E.V. dijo...

yo sólo ponía el diente. y no daba las gracias después. qué puerca me vi.

Pedro Zapata dijo...

Sobrevive desde esa época la palabra "pepsilindro": Dicese de cualquier recipiente cilíndrico para líquidos equipado con un popote, con o sin su tapita. Menos éxito tuvo el mambo-tarro, que, según el anuncio, era descomunaaaaaaal.

Friend dijo...

soy tu fanz jajaja
yo en una pido paz mundial y le pido al ratón igual con mucho agradecimiento, un aumento al doble de su cuota per dente jajaja.

comensales

gepda

gepda
adopta, no compres!