19.1.09

how can we know the dancer from the dance?

ayer, mientras salíamos de ver "the curious case of benjamin button", hermanos abad y yo reflexionábamos sobre lo horrible que fue para daisy perder la capacidad de bailar profesionalemente (o para burke la destreza de su mano derecha o para nash su claridad de pensamiento). y es que para ellos -comentamos- dichas pérdidas no sólo significaron una pequeña tragedia personal, sino la muerte de aquello que los definía, que los hacía ser quienes eran.

¿cuál sería el equivalente para mí? ¿qué causaría en mi vida ese mismo efecto? lo pensé durante horas. fuimos a comprar comida, rebanamos pan con orégano, rábanos, mandarinas y pastel, tomamos café, jugamos pingpong, llegó la noche y yo seguía pensando en eso. en principio, no encontré nada meramente físico: podría perder una pierna, un ojo, el dedo pulgar de mi mano izquierda o la puntita de la nariz y todo lo que me define seguría intacto: seguría siendo yo. no digo que no sería espantoso que eso me pasara, claramente lo sería, pero seguiría siendo yo.

esta conclusión me dejó, por un lado, aliviada y, por el otro, con una amarga sensación de mediocridad. no soy bailarina profesional (ni amateur, para el caso), ni deportista de alto rendimiento, ni cirujana. mi pensamiento científico no va a cambiar el rumbo de la historia. seguramente no ganaré un nobel en esta encarnación. mi inteligencia en más bien mediana, mis habilidades culinarias insignificantes y nadie extrañaría mi destreza en el macramé. mi cantar no es afinado y mi coordinación motriz es comparable con la de una de las sillas en las que me siento a tomar el sol en el jardín. necesito urgentemente empezar a adquirir alguna destreza física relevante (que no sea tocar mi nariz con mi lengua, la cual ya tengo absolutamente dominada).

8 comentarios:

Zapata dijo...

Regarding "Los Herculanos", please note that the proper designation is Herculano I and Herculano II.
Not 1 and 2, they are not movies.

Thanks,

F

IZ dijo...

Almost movies, anyway.

Anónimo dijo...

Queridisima visitante ausente. Una sugerencia en corto : Corretear huitos, toronjas y patos por las instalaciones de una universidad extranjera de renombre. Y para poner en practica el ejercicio cardiovascular: nada como correr a toda velocidad antes del comienzo de sermones. Y para finalizar un poco de relajacion mientras esperas reacciones del hermano mayor de la congregacion.
Te extranamos........... y a ella tambien..........

Sofia Elena dijo...

Hola Isa.. he llegado aquí por el comentario de la foto de Adri, que por cierto también me encanta, y éste es el primer post que leo de éste blog. Me he sentido muy identificada con lo que dices.

No sé, simplemente decirte que muchos te acompañamos en el sentimiento. Yo tampoco sé que quiero hacer de mi vida, qué me apasiona hasta ése grado, o en qué tengo talento. Pero bueno, me consuelo en pensar que lo encontraremos...siempre y cuando sigamos buscando.

Un beso!

se.

Patolin dijo...

Todos tenemos ese algo que si perdieramos dejaríamos de ser nosotros mismos y no necesariamente tiene que ser una habilidad o una actividad o algo por el estilo. Por ejemplo, tu tienes algo en tu forma de ser que el día que dejes de comportarte como lo haces día a día por x o y razón, ese día te voy a desconocer.

Me dió gusto verte hoy

Nos debes una sesión de Guitar Hero.

Guillermo dijo...

El día que pierdas tu credulidad, tu simpleza y tus ganas de molestar a la gente ya no serás tú... ja.

Patolin dijo...

Exactamente, jajaja.

intelligence dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

comensales

gepda

gepda
adopta, no compres!