4.10.08

Coincidir

Un día, a mi mamá le tocó un compañero de asiento muy amable en un avión hacia Roma. Empezaron a hablar: "¿Tienes hijos?", "¿Estudias o trabajas?", "¿Te gusta la salsa verde o la roja?".
Ya llevaban un rato platicando, cuando él preguntó:
- Y tú, ¿a qué te dedicas?
- Soy psicoanalista, ¿y tú?
- Yo soy cantante de ópera, voy a Roma a dar un concierto.
- ¡Qué padre!
Unos días más tarde, mis papás fueron a un concierto de Plácido Domingo. Fue entonces cuando mi mamá reconoció a su amigo del avión.

1 comentario:

Bernardo dijo...

Neta? Wow, pero que no se dió cuenta? bueno, supongo que no era tan famosón!

comensales

gepda

gepda
adopta, no compres!