5.10.08

28 horas 28

28 horas después de cerrar la adopción de Romina, Federico llegó a mi jardín. Estaba escondido en un matorral, chille y chille. Estoy llegando del veterinario, llena de ronchas y estornudos (soy alérgica a los de su especie). Por ahora una buena amiga se encargará de él, pero tiene perros y tales cuidados no pueden ser permanentes. Tiene como mes y medio, está sano y desparasitado. En unos días podrán vacunarlo.

2 comentarios:

Coppelia dijo...

Oh mi dios!!

Es hermoso...

¡Chale! Si consigo un gato más mi marido me corre con todo y Rufino y Galleta (y Federico). Pero voy a preguntar a ver si conozco a alguien que necesite más entusiasmo gatuno en su vida...

¿Cómo está eso de la alergia a los felinos? ¡Trés mal!

En fin, que besos. Debería estar trabajando en lugar de andar en el chisme bloggeril, pero igual da...

(juro que cuando ya haya terminado con este móndrigo documento dejo saludos como se debe en más de 3 posts que he querido comentar...)

Guillermo dijo...

está bien chido el federico (aunque el nombre no le favorece en lo más mínimo...). intentaré cabildear a la distancia para adoptarlo, aunque a nadie en mi casa le agradan los gatos, entooooonces...

comensales

gepda

gepda
adopta, no compres!