30.8.07

encontré

este breve texto en uno de los cuadernos misteriosos de mi madre. no tengo idea si es de ella o lo copió de algún libro o periódico, como era su costumbre. lo cierto es que me puso a pensar un rato en esa dimensión misteriosa, ácida del amor. territorio oscuro... ¿realmente queremos comprenderlo, racionalizarlo? ¿o dura solamente mientras no podamos hacerlo del todo?

pero si podemos hablar, ya no me interesa. si yo puedo decirlo todo, todo no tiene otro destino que tu inteligencia. si yo hablo y tú comprendes, no vas a entender lo que yo podría desear que entendieras. para que me entendieras, realmente, tendrías que estar tan enfurecido que te sería imposible entenderme. y tampoco a mí me importa.

ya sabemos, lo hemos repetido tantas veces, que el amor es comprensión. y sin embargo, sólo dura mientras no podemos comprenderlo del todo, mientras podemos esperar con miedo la sorpresa, el desconcierto, la necesidad de empezar a comprender, otra vez, desde el principio.

2 comentarios:

bell-taco dijo...

espero nunca comprenderla del todo, espero nunca sentirme seguro y permanecer siempre expectante, nervioso al verla y extasiado al tocarla, espero discutir por mis errores de incomprensión y aprender de ella todo el tiempo, aprender que no importa cuánto crea conocerla, siempre me será una incógnita...

Roger Aleph dijo...

yo no sufro de amor... lo gozo porque soy masoquista.
saludos

comensales

gepda

gepda
adopta, no compres!